Cuando los educadores demuestran aceptar las diferencias y proveen apoyo para el éxito académico, los estudiantes con ST tendrán más probabilidades de ser respetados y aceptados por sus compañeros.

Por Kathy Giordano, Especialista en Educación y Miembro de la Junta de Asesoría en Educación de la Asociación Estadounidense para el Tourette.

Ambos los tics vocales (por ejemplo, olfatear, carraspear, o gritar palabras o frases) y múltiples tics motores (por ejemplo, pestañear, y encoger los hombros) deben estar presente para un diagnóstico del síndrome de Tourette (ST), aunque no siempre necesariamente ocurran al mismo tiempo.

Los tics pueden ser simples o bastante complejos. Pueden incluir palabras o frases que parezcan intencionales o pueden ser totalmente inapropiadas a la situación actual. La coprolalia, un tic vocal que se manifiesta como una mala palabra o una frase socialmente inapropiada y la copropraxia, un tic motor que involucra gestos obscenos ocurren en una minoría de personas con ST.

Entendiendo los tics

  • Los tics cambian, pueden ir y venir, aun mas en niños que en adultos. Por ejemplo, un estudiante puede tener un tic de olfateo por un tiempo; luego puede ser que desarrolle un chillido, que posiblemente se sume al olfateo o que posiblemente lo reemplace. La frecuencia de los tics y la intensidad pueden cambiar dependiendo del ambiente. Los tics puede que sean menos frecuentes y/o menos intensos al comienzo del día pero que se conviertan en tics más notables y disruptivos ya que vaya progresando el día; puede ser que sean más calmados en una clase y más escandalosos en otra; los tics pueden incrementar antes del almuerzo y disminuir después de comer; puede ser que sean peor cuando el estudiante este cansado, enojado o estresado. Frecuentemente, si una persona con ST esta absorta en una actividad que disfruta, tal como tocar un instrumento musical, los tics disminuyen o desaparecen por completo. Lo único consistente del ST es su inconsistencia.
  • Los tics pueden aparentar ser intencionales. No obstante, los tics son neurológicos. Frecuentemente son descritos como impulsos que deben ser completados. Hasta cuando parecen ser expresados como una reacción a una situación actual, no están bajo el control del estudiante con ST.
  • Los tics pueden ser sugestionables. Recordándole al estudiante que él no debe hacer sus tics puede ser contra productivo. Por ejemplo, si alguien te dice que no pestañes por los próximos dos minutos, puede ser que puedas resistir el impulso pero el ser recordado puede hacerlo más difícil. Similarmente, recordarle al niño que no tenga un tic frecuentemente incrementa el impulso de completar el tic. Este estrés añadido de tener que controlar un tic puede ser que incremente ansiedad y el impulso de tener los tics.
  • El suprimir los tics puede afectar el rendimiento académico. De la misma manera que a veces podemos suprimir el impulso de rascar una picazón, estudiantes con ST a veces pueden suprimir los tics… por un tiempo. No obstante, la concentración mental que se utiliza para para suprimir el impulso de los tics puede distraer de la concentración necesaria para completar los trabajos que tiene a la mano.
  • El estrés puede incrementar los tics. El estrés casi siempre incrementa los tics. Ayudando al estudiante con ST a evadir el estrés en el salón de clases puede incluir el no pedirle al estudiante que responda a preguntas al menos que él quiera responder voluntariamente u ofrecerle la opción de rendir sus exámenes en un lugar separado.

 

Sugerencias para estrategias en el salón de clases

  • Ignore los tics. La disrupción y distracción son cosas subjetivas- considere una llave que está choreando agua- puede ser increíblemente molesto para una persona, mientras que puede ser que otra persona ni la note. En el salón de clases, los anuncios que se hacen por el altoparlante puede ser ruido de fondo para algunas personas pero para otras puede hacer que sea imposible concertarse durante estos anuncios.  Tantos ruidos durante el día escolar pueden ser considerados como distracciones: toser, estornudar, aviones que pasan afuera, gente caminando por los pasillos y mucho más. Usualmente, no nos molestan porque no los reconocemos y nuestros cerebros los clasifican como ruido de fondo. Lo mismo podemos decir de los tics. Un tic de limpiarse la garganta, puede convertirse en ruido de fondo si sabemos que el estudiante no lo puede controlar; sabemos que es un síntoma involuntario y que es parte de un trastorno neurológico muy complejo. El maestro puede dar el ejemplo e ignorar de forma planificada.
  • No aislé al niño. En el pasado, a los estudiantes con ST se les daba permiso de salir del salón de clases para poder expresar sus tics. Esto puede ser que ayude a algunos estudiantes, pero es posible que otros vean este arreglo como una forma de castigo por algo que el estudiante no puede controlar.
  • Haga arreglos cuando sea necesario. Para algunas situaciones como rendir exámenes, el hacer disponible un lugar separado puede ayudar al estudiante a triunfar académicamente. Cuando un estudiante con ST está en un salón en el que no hay ruido con otros estudiantes dando un examen, generalmente pone una gran cantidad de energía en suprimir los tics porque no quiere causar una distracción o pasar una vergüenza. Esto frecuentemente impacta de manera negativa a su rendimiento académico.

 

El uso de algunas de las estrategias indicadas anteriormente puede aliviar muchas de las situaciones en el salón de clases y hacer que los tics sean algo que ocurren como cualquier otra parte de la rutina y no como una disrupción porque:

 

  • Los tics se convierten en algo menos disruptivos cuando todos saben que van a suceder y por qué.
  • Los estudiantes aprenden a tener tolerancia y compasión así a las diferencias, entienden que todos somos únicos y que cada uno tiene sus atributos y dificultades.
  • El estudiante con ST siente menos ansiedad y se siente más hábiles para atender sus estudios.
  • Eduque a los compañeros sobre el ST.

Lea este artículo en inglés