Pregúntale al experto

Pregunta:
Mi hija está en el séptimo grado y tiene síndrome de Tourette, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y trastorno obsesivo- compulsivo (TOC). Se le hace difícil hacer las tareas y hacer amistades. Ella quiere tener amigos pero al parecer, no sabe que decirle a los niños de su edad. Le pedimos a la escuela que la evaluaran para ver si tenía algún problema de aprendizaje pero dicen que no le pueden proporcionar ayuda que porque su coeficiente intelectual es demasiado alto. Ella siempre ha sacado notas muy altas, pero durante los últimos años sus notas han ido bajando. Apreciaría cualquier consejo.
Respuesta:
Muchas escuelas equivocadamente creen que si un estudiante tiene una habilidad intelectual más alta que lo común, no le pueden proporcionar un Plan 504 o un Plan de Educación Individualizado (IEP, por sus siglas en inglés). Frecuentemente les informan a los padres que porque sus materias académicas no están siendo impactadas el niño no es elegible para servicios u otro tipo de ayuda.
No obstante, la Oficina Federal de Educación Especial (OSEP, por sus siglas en inglés) dice específicamente que cada niño debe ser evaluado individualmente utilizando “una variedad de herramientas y estrategias para reunir información funcional, del desarrollo y académica sobre el niño que sospechan tener una discapacidad”. Por lo tanto, IDEA y las reglas federales establecen claramente que la determinación de si un niño es elegible para un IEP no está limitada a información sobre el rendimiento académico del niño. Las reglas federales requieren que se evalúen todas las áreas relacionadas a la discapacidad sospechada “incluyendo (evaluación apropiada de salud, visión, estado auditivo, estado social y emocional, inteligencia general, rendimiento académico, estado de comunicación y habilidades de motricidad”.
Lea este artículo en inglés